UNA REFLEXIÓN SOBRE LA REFLEXIÓN

Publicado el 20 de mayo de 2020 por Jeremy Giesbrecht

 

No soy realmente alguien que escribe un diario. Lo más cercano que probablemente tengo son los “recuerdos” en Facebook que me dicen lo tonto que fui hace diez años. Pero a medida que envejezco, me encuentro reflexionando sobre mi vida, especialmente como cristiano, y puedo ver cuánto ha trabajado el Señor en mí vida para cambiarme, para ser más como Cristo. Definitivamente no donde podría estar, pero tampoco me encuentro donde estaba.

 

Y cuanto más pensativo estoy sobre mi pasado, más razones tengo para alabar a Dios, agradecerle y glorificarlo. El salmista lo dice mejor en el Salmo 77: 11-15:

 

Me acordaré de las obras de JAH;
Sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas.

12 meditaré en todas tus obras,
Y hablaré de tus hechos.

13 oh Dios, santo es tu camino;
¿Qué dios es grande como nuestro Dios?

14 tú eres el Dios que hace maravillas;
Hiciste notorio en los pueblos tu poder.

15 con tu brazo redimiste a tu pueblo,
A los hijos de Jacob y de José. Selah

 

¿Puedes pensar en tiempos en tu propia vida, o tal en la vida de alguien por quien tu oraste, donde el Señor hizo maravillas, realizó obras poderosas o redimió a la persona? ¡Apuesto que puedes! Y si no puedes, debes rogarle a Dios que restaure el gozo de la salvación, porque solo en tu propia vida, Él te ha traído de la muerte a la vida. Estabas muerto, y luego Dios te dio vida. Celebramos cuando nuestros personajes favoritos de películas o televisión son traídos de la muerte a la vida, pero ¿celebramos la verdadera resurrección? ¡Debemos!

 

Una de las cosas que he estado reflexionando últimamente es el acto de predicarme el evangelio diariamente. Creo que escuché eso por primera vez en un sermón de John Piper, pero sé que está por todas partes. Cuando miras hacia atrás, cuando reflexionas sobre tu propia vida, ¿lo haces con los lentes de un pecador, mirando el gran pecado donde estabas y la oscuridad de tu pasado? ¿O lo haces con los lentes de una persona que ha sido redimida, sabiendo que en medio de la oscuridad no podías ver, pero Dios te estaba guiando? Donde había pecado, ahora está Cristo victorioso, sobre todo, y no puedes encontrar tu pecado en tu reflejo, porque Dios lo ha arrojado tan lejos como del este a el oeste. Tal vez tus planes no funcionaron exactamente como tu querías, pero puedes ver cómo los planes de Dios han sido mucho mejores.

 

Hace unos seis años, comencé a guardar cada pequeña tarjeta donde me animan o correo electrónico que me enviaron. Todos los tengo guardados en una carpeta. Y cuando llega la oscuridad, ¡y realmente llega! – Voy a esa carpeta y recuerdo lo que el Señor ha hecho. No significa que yo sea  tan bueno para que reciba esas notas alentadoras, claro que no, pero puedo ver al Señor obrar a través de las  personas con sus amables palabras me recuerdan una y otra vez que Él está trabajando, incluso cuando no lo veo ni cuando lo siento.

 

Quiero animarlos a todos a reflexionar sobre su propia vida. Sé que la mayoría de ustedes no son periodistas, como yo. Está bien, puedes recordar tu pasado y ver cómo Dios ha estado contigo a través de todo lo que has vivido. Estoy seguro de que muchos de ustedes podrán escribir una reflexión sobre lo maravilloso que Dios ha sido durante toda su vida.

 

Recuerda las obras del Señor: ¿qué dios es tan grande como nuestro Dios? Ninguno, porque no hay otros. Cuantas más reflexiones sobre la obra Dios es tu vida, más lo verás. El siempre es bueno.

Hernando Medina

hmedina@redemptionlondon.ca