ERES LA IGLESIA O SOLO VIENES?

Las personas tienen una confusión de lo que significa ser miembro de una iglesia o venir a la iglesia. Es por ello por lo que cada fin de semanas vemos grandes cantidades de personas que asisten a la iglesia, que presumimos son cristianos y lo mas terrible es que cada persona que asiste a una iglesia cree que son salvos, olvidándonos de una enseñanza muy precisa de Jesús en el sermón del monte, de hecho, el sermón mas precioso que se haya enseñado.

 

Recordemos lo que dice Mateo 7:21-23No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23 y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad”

 

Jesús esta hablando a personas que asisten a iglesias, a personas que dicen hacer milagros, que profetizan, que echan fuera demonios, a personas que se dicen ser cristianas. ¿Cual es el peligro de creer ser cristianos, de asistir a una iglesia, pero realmente no serlo? Bueno el versículo 23 lo explica claramente. Un día vamos a estar en la presencia de Dios y podríamos sacar todas nuestras cartas de presentación de lo que hemos hechos dentro de la iglesia y es posible que el Señor diga “Nunca os conocí; apartaos de mi, hacedores de maldad

 

El peligro es muy grande para dos tipos de personas. El primer tipo de persona es para aquellos que están involucrados en la iglesia, sirviendo, haciendo cosas, sirviendo dentro de un ministerio, de estar enseñando, o siendo líder de un small group pero no ser salvo.

 

El segundo grupo de personas, son aquellas que piensan que el hecho de asistir a la iglesia, o haber hecho una oración de fe es suficiente para decir que son salvos. Bueno no quiero cuestionar la salvación de nadie, pero si vamos a la iglesia, si diezmamos, pero no estamos siendo discipulados, si no estamos sirviendo, si nuestras vidas no han sido transformadas, si no estamos en un camino de santificación, si vemos que nuestra vida es igual hoy a la de hace unos años atrás, significa que no ha pasado nada en nuestra vida, solo es que asistimos a una iglesia cada domingo. Asistimos cuando no tenemos otro programa para hacer el domingo, cuando no hay un cumpleaños que celebrar o un partido de futbol o deporte o paseo, o cualquier otra actividad para asistir.

 

Recuerde que el mandamiento de Jesús es acorde a los que dice Mateo 28:19 “Id y haced discípulos a todas las naciones” Este llamado es para todos aquellos que hemos entendido el problema del hombre, nuestra condición (pecadores separados de Dios), entender quien es Dios (santo y justo), que nos hemos arrepentidos de nuestros pecados, que hemos creído en el sacrificio de Jesús y que estamos en un camino de crecimiento en el conocimiento de la escritura, en camino de santificación cada día y que después de haber sido discípulos, estamos preparados para ir y hacer discípulos, llevándoles las buenas nuevas.

 

La segunda es que un verdadero discípulo son aquellas personas después de haberse arrepentido y puesto su fe la obra perfecta de Jesús, que están creciendo en el conocimiento de las escrituras, o sea asisten a un grupo pequeño, crecen, ponen en practica las escrituras, que ha entendido que Jesús ordeno bautizarse y como paso de obediencia se bautiza, no para ser salvo, sino para obedecer y glorificar a Dios. El bautismo es el paso de obediencia donde la persona da un testimonio que se arrepentido de sus pecados, que ha creído en la obra de Jesús que murió en la cruz del calvario y pago por sus pecados, y andara en vida nueva acorde a lo que dice Romanos 6:4.

 

Veo con preocupación que hay personas que asisten a una iglesia cristiana, pero no quieren tener ninguna relación con otras personas de la iglesia, solo asisten y nada mas. O aquellas que dicen que no asisten a la iglesia, porque la iglesia esta llena de hipócritas. O personas que han tenido algún problema con otro cristiano y no desean volver a hablar con ellas. Es imposible decir que aman a Dios que no han visto y no aman a su hermano a quien conocen.

 

El hecho de servir o estar involucrado en un ministerio no es garantía. He visto personas que después de muchos años de estar asistiendo en la iglesia, de estar sirviendo, se han dado cuenta que no son salvos.

 

Si eres del tipo de persona que asiste a la iglesia, pero no te discípulas, de aquellos que sirven pero su vida no ha sido transformada, si no estas caminando en santificación, si hay odio o rencor contra tu hermano por algo que te hizo hace cuatro o cinco anos atrás y no te has reconciliado con el, o del tipo de persona que solo asiste a la iglesia cuando puedes, de aquel que no asiste a una iglesia por que dice que no necesitas relacionarte con nadie porque tu pastor es Jesús, de aquel que asistiendo a una iglesia no quiere reunirse con los demás, es un excelente tiempo para examinarnos y escudriñar nuestros caminos y volvernos a nuestro Creador.

 

2 Corintios 13:5Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos”

 

HOY ES DIA DE SALVACION. 2 Pedro 3”9 “sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

 

Una cosa es ir a la iglesia, otra cosa completamente diferente es SER LA IGLESIA. Es ser parte del cuerpo, un miembro del cuerpo, con diferentes dones, para ser usados dentro del cuerpo y donde hay una cabeza que es Jesús.

Hernando Medina

hmedina@redemptionlondon.ca